▷ Vespa Sprint 150

En 1965 Piaggio agregó a su catálogo de motos una primicia Vespa con un nombre demasiado acometedor que remarcaba sus posibilidades: Vespa Sprint. Se fabricaron un total de 203.923 unidades de esta Vespa Sprint 150.

El chasis es igual al de la precedente 150 GL de 1963, tal como el manillar con el inherente faro trapezoidal y el cuentakilometros en forma de aventador.

La Vespa Sprint llevaba de ciclo asiento monoplaza con batea portapaquetes de lámina de puñal estampada, sobre la que se puede poner un asiento para un acompañante.

El manillar, con el faro de forma trapezoidal con cerco niquelado elaborado por Siem, es asaz gimnástico, igual que la guía trasero. En la parte diestra del escudo va la placa con el término Vespa y el disminuido frecuente postizo del nombre del modelo..

Arriba en el centro lleva el escudo de Piaggio, que en este modelo es el exagonal empleado desde 1967. El escudo de protección va completo por un bordillo de amalgama de aluminato, igual que las carcasas laterales y las aleta. El inicial lleva en el centro una cresta de aluminato refulgente.

La carcasa adjunto zurda de la Sprint, transformada en arcón, lleva cierre con llave en el portillo. En el plato portapaquetes de hoja estampada, instalada de ciclo después de la nota monoplaza, se puede poner distinto asiento para el acólito. La guía trasero es bastante grande y lleva un catadioptido bermejo montado en el centro. Justo encima hay una placa oblícua de aluminato refulgente con la inscripción 150 Sprint.

Vespa-Sprint

El motor de la Vespa Sprint 150

Cuatro marchas, grandes posibilidades

El croquis del motor es el tradicional dos tiempos con asignación por llave rotativa, rulo alargado y refrigeración forzada con una generador montada sobre el volante imantado.

El sistema de acogimiento por espita rotativa (que es realmente el contrapeso siniestro del cigüeña) deja acortar la armonía de grasa en la mezcla.

El cambio es de cuatro marchas para reducir la perdida de revoluciones del motor en todos y cada cambio. El cambio, de discos múltiples en afusión de óleo, es bastante enérgico y asaz progresivo en las arrancadas. El sistema de encendido consiste en un volante imantado con el rollo de alta tensión en el exterior para eludir el recalentamiento.

El carburador toque dentro del hueco del filtro del aire, que aspira aire “limpio” de una zona vacia vacía del casco por medio de un manguito de goma.

El silenciador del escape es bastante activo.

Estilo en marcha de la Sprint

Alta velocidad, frenos geniales.

La Vespa Sprint 150, digna heredera de la 150 GL, es superior, aparte de en aceleramiento, en celeridad máxima, que es de 94 kilometros/h. Pese al acrecentamiento de la aceleración máxima, las mejoras introducidas en el motor por los técnicos de Pontedera no hicieron acrecentar la compra de comburente, que se sostiene en 2,1 l/100 Kilometros.

Es asaz desembarazado en la compra urbano y solo se halla con alguno probleema sobre los firmes demasiado irregulares, por el pequeño grosor de las ruedas. En cualquiera situación la conducción resulta realmente agradable.

El motor es circunspecto y los frenos potentes, ocasionalmente crean inconvenientes, solo hay que llevar cuidado de no apretar colmado el inicial, especialmente cuando el tambor está aún frío, para eludir bloquear la arandela.

Aun se tuvo presente el autogobierno: con un depósito de mezcla es posible callejear tapia de 370 Kilometros. Este modelo de vespa además puede llevar anilla de repuesto. Que se pone en un soporte tras el escudo de protección.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies